4.746 inmigrantes cursaron primaria y educación inicial el año pasado, según un informe publicado en mayo por el Departamento de Investigación y Estadística Educativa del Consejo Directivo Central (Codicen), lo que significa 1,4% de la matrícula total del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP).

Entre los niños inmigrantes, 54,2% se encuentra en el interior y 45,8% en Montevideo, el departamento donde hay mayor cantidad de niños migrantes escolarizados (2.172); lo siguen Canelones (786), Rivera (287), Maldonado (273), Colonia (219) y Rocha (183). Los departamentos con menos niños inmigrantes escolarizados son Flores (16), Treinta y Tres (27) y Durazno (31). En Montevideo notoriamente los inmigrantes se concentran en las escuelas de la región centro y este, mientras que en Canelones también están en mayor medida en la región este.

Según el informe, los niños provienen de 63 países diferentes, aunque 87% llega de ocho países: España, Argentina, Venezuela, Brasil, Estados Unidos, Cuba, República Dominicana y Perú (ver tabla). Argentina y Brasil son países de origen tradicionales para el sistema educativo uruguayo (de allí llegan 32,5% de los escolares inmigrantes), mientras que España y Estados Unidos son países del que los uruguayos retornan, en estos casos con hijos nacidos en el exterior (30,2% de los inmigrantes llegan de estos dos países). La novedad son los países que el informe identifica como nuevos orígenes latinoamericanos, que constituyen los países de origen de 31% de los niños inmigrantes: Venezuela, Cuba, República Dominicana y Perú.

Foto del artículo ''

El informe compara a los niños inmigrantes con los nativos en algunas variables, por ejemplo la extraedad. El comportamiento es casi similar: entre los nativos en promedio hay 20,8% de extraedad, mientras que entre los inmigrantes el porcentaje es de 21,6%. La tasa de repetición también es similar: entre los inmigrantes es de 3,4%, mientras que entre los nativos es levemente superior: 3,8%. De todas formas, surgen diferencias al analizar la repetición según el país de origen de los niños: es baja entre quienes llegan desde países de retorno (1,6%) y entre quienes vienen de los países de origen tradicionales (3,2%), pero aumenta (5,9%) en el caso de los niños que vienen de los nuevos países de origen latinoamericanos.