Saltar a contenido

Los miserables

Ferrocarril Central
Diego Acosta. Foto: Juan Manuel Ramos

Naturales y extranjeros

Con Diego Acosta, experto en legislación migratoria que estudia la constitución de la nacionalidad en América del Sur

Entre estética, ciencia y política

Estamos en un momento en el que el desánimo, el sinsentido, la crispación y la atomización tiñen la práctica y el pensamiento. La cultura y la política en Uruguay están siendo notoriamente negligentes en sus funciones de producir ánimo, sentido, comunidad y crítica. La izquierda, especialmente, sufre entre la deriva conservadora de su gobierno, el agotamiento de sus agendas, el estancamiento de su pensamiento y el derrumbe de sus compañeras latinoamericanas.
Foto principal del artículo 'Pura concepción'

Pura concepción

Un aborto espontáneo terminó con un proceso judicial en el que se cuestionaba la constitucionalidad de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (18.987) y se buscaba, a partir de un cuestionable ejercicio de ponderación por parte de una jueza de primera instancia, colocar por encima del derecho a la salud y la autodeterminación de una mujer los derechos de un embrión y su supuesto padre.
Foto principal del artículo 'La columna fracturada del mundo'

La columna fracturada del mundo

Todos los tiempos son, para quien experimenta su contemporaneidad, oscuros. Contemporáneo es, justamente, aquel que sabe ver esa oscuridad, aquel que está en condiciones de escribir humedeciendo la pluma en la tiniebla del presente. Pero ¿qué significa ver una tiniebla, percibir la oscuridad? [...] Contemporáneo es aquel que percibe la oscuridad de su tiempo como algo que le incumbe y no cesa de interpelarlo, algo que, más que cualquier luz, se dirige directa y singularmente a él. Contemporáneo es aquel que recibe en pleno rostro el haz de tiniebla que proviene de su tiempo. [...] Nuestro tiempo, el presente, no es sólo el más distante; no puede alcanzarnos de ninguna manera. Tiene la columna quebrada y nosotros nos hallamos exactamente en el punto de la fractura. Giorgio Agamben.